Hacer ciencia desde la periferia

El pasado miércoles 2 de mayo, el grupo NOMOS tuvo el honor de invitar junto a los compañeros de Ágora Política y el nuevo Centro de Estudiantes de Ciencias Sociales (CECSO) al politólogo y analista Marcelo Gullo a presentar su nuevo libro Relaciones Internacionales, una teoría crítica desde la periferia suramericana (Biblos, 2018) en la Facultad de Ciencias Sociales (UBA).

Presentó al autor nuestro compañero Andrés Berazategui con una breve exposición donde contextualizó el surgimiento de las Relaciones Internacionales en el mundo anglosajón y las principales discusiones que lo signaron. Pero fundamentalmente subrayó la necesidad de pensar desde la propia situación como un imperativo científico de primer orden. La presunta neutralidad valorativa de las ciencias, al menos con seguridad en el caso las ciencias del hombre, contribuye -al negar la asunción de la propia condición periférica- a la afirmación de las posiciones de poder hegemónicas a las que nuestra América está subordinada. Por eso es que, quiéralo o no el científico del caso, si no asume su responsabilidad histórica respecto de la situación misma en que piensa, lejos de hacer “ciencia pura”, hará ciencia al servicio del poder.

Marcelo Gullo, doctor en Ciencias Políticas por la Universidad del Salvador, de extenso currículum, trabaja desde hace años en la elaboración de una teoría de las Relaciones Internacionales que asuma nuestra propia posición periférica, para superarla. En este, su nuevo libro, continua una labor que está precedida por La Insubordinación Fundante (Biblos, 2008) e Insubordinación y Desarrollo (Biblos, 2012), donde sostiene que los países periféricos deben conjugar una insubordinación cultural e ideológica con un adecuado impulso estatal en materia económica que los libere de la dominación de los centros de poder mundial.

Estamos convencidos de que aportes teóricos de la talla del de Marcelo Gullo contribuyen a la conformación de una ciencia comprometida con los destinos de nuestro continente, que es otra forma de decir con el destino de nuestros pueblos. Este es el único tipo de ciencia que afirma un punto de vista universal, pero honesto, por su carácter concreto. Trátase de una universalidad que no niega la propia particularidad de su aporte al terreno del pensamiento y al despliegue de las potencialidades de lo humano, lo que le permite ser valorada justamente en contexto y no ostentar la pretensión de ser una ley universal y de valer por igual para todo sujeto, independientemente de su historia y de su tradición. La ciencia, así entendida, con amplio espíritu hermeneútico no es ley abstracta de una Razón sin tierra, sino diálogo y comprensión siempre en proceso, encuentro de hombres y pueblos en sus diferencias, cada uno con su respectiva historia como suelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s